Día Internacional del Síndrome de Asperger.

  Día Internacional del Síndrome de Asperger

            El síndrome de Asperger es un trastorno severo del desarrollo que conlleva una alteración neurobiológicamente determinada en el procesamiento de la información. Las personas afectadas tienen un aspecto e inteligencia normal o incluso superior a la media. Presentan un estilo cognitivo particular y frecuentemente, habilidades especiales en áreas restringidas.

            Todos los especialistas coinciden en afirmar que con una detección temprana es posible la puesta en práctica de intervenciones educativas y conductuales con la calidad e intensidad necesarias (entre 20 y 40 horas semanales) que atienden a estas deficiencias y maximinicen el potencial de cada individuo mejorando su pronóstico y calidad de vida posibilitando su integración en una sociedad que debería proporcionarlos respeto, aceptación seguridad y afecto.

            Debemos hacer entender que las personas son diferentes y por tanto únicas en sus intereses, caracteres, fuerzas y debilidades; cada persona tiene sus habilidades; sobre una determinada cuestión cada uno piensa y actúa de una manera determinada ni mejor ni peor. Una discapacidad no puede curarse, pero se pueden hacer muchas cosas para ayudar a la persona a realizar una vida lo más normal posible, restringiendo lo máximo sus limitaciones.

            Hoy no voy a contaros déficits o dificultades de las personas Asperger, hoy no es el día, sino todo lo contrario, cualidades y aspecto positivos.

 

IMG_20150218_131622(1)

Para la persona Asperger (como cualquier otra persona) con una inteligencia normal, tener un concepto de sí­ misma correcto y realista es muy importante para desarrollar una autoestima positiva. Hay que conocer y aceptar las propias fuerzas y debilidades para sentirse bien con uno mismo. Por tanto, las personas con sí­ndrome de Asperger son las primeras que tienen derecho a recibir una correcta información, válida y útil sobre su discapacidad.

            Estas personas poseen fuertes valores morales como la sinceridad, compañerismo, bondad, defensa de los derechos humanos y crí­tica de las injusticias que observan a su alrededor.

Persistencia en alcanzar sus metas y objetivos. Personalidad sencilla, ingenua y “transparente”. Ausencia de malicia y de dobles intenciones. Mejor dominio de las reglas sociales básicas. Son capaces de generar estrategias alternativas para manejarse en el mundo social. Cuando su trabajo se ajusta a sus intereses y tiene poca demanda social suelen tener éxito profesional. Reclaman independencia económica y social. Suelen ser más eficientes en trabajos técnicos (informática, fotografí­a, matemáticas, administración, etc.) Cuando las metas están bien definidas suelen ser persistentes en la consecución de sus objetivos.

 

IMG_20150218_134136

 

NO ERES LO QUE LOGRAS….

ERES LO QUE SUPERAS

 

 

Isabel Piqueras. Coordinadora del Centro de Dia.