Curso Equinoterapia.

CURSO EQUINOTERAPIA

El pasado mes de Enero, he tenido la suerte de poder participar en Sevilla, en el Centro Nazareno de terapias ecuestres “La Herradura”, con gran aprovechamiento tanto personal como profesional de la disciplina conocida como “EQUITACIÓN TERAPEUTICA”, intervención especializada que tiene al caballo como herramienta y elemento motivador. Este tipo de intervención pretende mejorar la calidad de vida de las personas a las que se dirige de forma integral, permitiéndonos incidir en sus diferentes áreas de desarrollo, potenciando y mejorando sus capacidades.

Sin título

El término “EQUINOTERAPIA” hace referencia a las diferentes modalidades terapéuticas donde el caballo es el instrumento mediador de las mismas, así, nos encontramos con :

1. HIPOTERAPIA: En esta modalidad, el jinete debido a sus limitaciones físicas, psíquicas o sensoriales no puede ejercer mando o control sobre el caballo, precisando de la ayuda constante de un profesional. Se trabajan aspectos del área físico-psicomotriz, como el tono muscular, control postural. También se trabajan objetivos en torno a la comunicación, la socialización, mejora de la autoestima.
Con el fin de poder transmitir mejor el calor, el jinete suele montar “a pelo” o con un sudadero y agarrados a un cinchuelo.
Está dirigida a discapacitados con afecciones severas y supervisada por profesionales de la educación y la sanidad.

2. EQUITACIÓN TERAPÉUICA: El sujeto ejerce control sobre el caballo, ya sea en el momento de montar o anteriormente en las tareas de limpieza. Se trabajan objetivos de diferentes áreas. Psicológica-cognitiva, comunicativa, psicomotriz…

Las etapas en la intervención sería:

  1. Toma de contacto inicial.
  2. Crear vínculos afectivos usuario-caballo.
  3. Aproximación a la monta.

Está dirigida a personas con discapacidad intelectual, física o sensorial, personas con alteraciones del comportamiento, inadaptación social y/o problemas de aprendizaje.

3. EQUITACIÓN ADAPTADA Y SOCIAL: monta realizada con objetivos lúdico-deportivos, trabajando técnicas de equitación específicas.
Dirigida a todo tipo de discapacitados, siempre y cuando su capacidad mental, psicológica y física les permita dominar y controlar al caballo.

guwi8sfo

Los beneficios de la equinoterapia son:    

  • La transmisión del calor corporal del caballo: es un facilitador de la relajación muscular ya que su temperatura es un grado superior a la humana y tiene valor psicoterapéutico.
  • Transmisión de impulsos rítmicos: provocando relajación muscular, mejora de la coordinación y equilibrio, fortalecimiento de la musculatura, mejora de la respiración. Produce un efecto mecedora de gran valor psicológico.
  • Transmisión de un patrón de locomoción tridimensional: siendo muy parecido al de la marcha humana y por tanto facilitador de esta. Mejora la autoestima y devuelve la confianza.

Unido a estos principios palpables cabe destacar la importancia que tiene el cuidado del caballo, limpiarlo y alimentarlo, pasando los jinetes discapacitados de objetos necesitados de cuidados a cuidadores activos; también es muy importante la necesidad de disciplina y autocontrol que exige la monta. Montar también ayuda a observar la realidad desde otra perspectiva, mirando desde arriba lo que ocurre a nuestro alrededor (de gran importancia en personas que deben utilizar silla de ruedas y con un nivel bajo de autoestima).

Para mí, lo más significativo es haber comprobado personalmente y con casos concretos, como a través de estas terapias se pueden superar obstáculos que nos pueden parecer tan insalvables como, por ejemplo, que una persona que habitualmente se mueve en silla de ruedas sea capaz sin ayuda, de montar en el caballo y ponerlo a trotar.

Espero poder profundizar más en estas técnicas tan innovadoras y con tan buenos beneficios para las personas con discapacidad.

 Mª Dolores Jiménez Gil.

(Pedagoga y Logopeda, Profesional del Equípo Técnico de ASPAJUNIDE)