El amor puede más que el olvido, aumenten la dosis

Hoy, 21 de septiembre, es el Día Mundial del Alzheimer. Se trata de una fecha muy especial para todos aquellos familiares y profesionales que aportamos un granito de arena para que las personas que padecen esta enfermedad, tengan una mejor calidad de vida. Para todos aquellos que intentamos hacer más fácil el día a día de sus cuidadores. Para los que estimulamos sus capacidades. Para quienes ralentizamos el aumento de la dependencia y para quienes les proporcionamos una atención socio-sanitaria que compensa su pérdida de autonomía.

Las demencias son enfermedades crónicas, discapacitantes, progresivas e incurables. Son imprevisibles y únicas en cada caso. Es prioritario no solo conocer, sino analizar en profundidad cuales son las necesidades de las personas afectadas. Solo de esta manera podremos definir un marco de apoyo adecuado, efectivo y eficaz, y en eso andamos, ofreciendo tratamientos adecuados a cada uno de nuestros usuarios.

El Alzheimer es un reto y un esfuerzo compartido, que no debemos olvidar a los que olvidaron, que queda mucho por hacer, que estamos ante la epidemia del siglo XXI, ante el ladrón de los recuerdos.

No olviden nunca que la vida emocional de un paciente con Alzheimer está viva, pierden los recuerdos, pero no las emociones. Un médico sabio dijo: “la mejor medicina es amor y cuidados”. Alguien le preguntó, ¿y si no funciona?, él sonrió y le contestó, “aumenta la dosis”.

El amor puede más que el olvido, aumenten la dosis.

Mª Carmen Cruz Vicente

Psicóloga del Centro de Día Miguel Marín Padilla (Aspajunide)